sábado, 28 de agosto de 2010

Mejores videojuegos de ingenio

10) Buscaminas (Microsoft – 1990): ¿Quién no lo jugó? Quizás en este momento muchos lectores se estén riendo, pero creo que nadie puede negar haber jugado al menos una vez al gran Buscaminas. Este simple juego, que forma parte de “Microsoft Entertainment Pack for Windows” lanzado en 1990 para luego ser incluido definitivamente (y para siempre) en el sistema operativo Windows 3.1 de 1992 hasta la actualidad, es un clásico el cual mucha gente todavía no termina de entender. Luego de un inicio azaroso (puedes perder con tan sólo un click) el usuario debe descubrir todos los cuadrados que no contienen minas enterradas guiándose por una serie de números que indican la cantidad de explosivos adyacentes al cuadro descubierto. Planta bandera en aquellos lugares que crees que pueden volarte en mil pedazos y trata de sobrevivir en uno de los territorios más hostiles que puedes descubrir en el mundo de la informática. ¡Ten cuidado! ¡No pises ahí!

9) Flock! (Proper Games – 2009): Objeto Volador No Identificado Pero Simpático. Este pintoresco juego publicado por la empresa Capcom le proponía al usuario controlar una nave extraterrestre llamada “Flocker” que había llegado al planeta con la tarea de conducir a un grupo de ovejas, vacas, pollos o cerdos por diferentes caminos hasta una nave nodriza (la “Mother Flocker”) que los abducía para llevarlos a otra galaxia. El desafío era poder superar los obstáculos que ofrecían los complejos escenarios campestres, compuestos por retazos de tela, mientras se evitaba que los rebeldes animales fueran devorados por depredadores o cayeran en agujeros de la muerte. A través de 55 niveles que atravesaban todas las estaciones del año, Flock! era un verdadero desafío acompañado de un entorno gráfico colorido y amigable que a más de uno, seguramente, logró poner nervioso… ¡Qué complicado era dirigir esas bestias salvajes!

8) Columns (SEGA – 1990): El hermano rico. Desde que Tetris apareció en el mercado, muchos fueron los juegos que intentaron encontrarle una vuelta de tuerca a su efectivo y adictivo sistema de juego. Fue en una de esas búsquedas donde un tal Jay Geertsen concibió, en el año 1989, una forma de renovar el concepto de ordenar bloques. Si bien Columns se desarrollaba en un área de juego similar al Tetris, su característica distintiva se hallaba en que no se debían acomodar piezas con diferentes formas sino columnas conformadas por tres piedras preciosas de diferentes colores. Con la posibilidad de rotar las joyas y mover de izquierda a derecha la columna en su camino hacia el suelo, el jugador debía lograr que coincidieran al menos tres piedras de manera vertical, horizontal o diagonal para que estas desaparecieran. Las piedras estaban sujetas a la gravedad por lo que muchas veces (si teníamos suerte) veíamos como desaparecían varias columnas que estaban fuera de nuestros cálculos. También aparecía una “Joya Mágica” que destruía todas las piedras del color en el que aterrizaba, pero no te confíes de ella ni de nadie… ¡Todos querrán quitarte tus diamantes!

7) Crayon Physics Deluxe (Petri Purho – 2009): Simpleza y hermosura. Los Art Games (Juegos Arte para los que no son políglotas) son usinas de talento. En el año 2007 Petri Purho desarrolló, en tan solo cinco días y bajo licencia Creative Commons, una primera versión del juego inspirada en las descripciones de un libro para chicos llamado “Harold and the Purple Crayon”. Un año y ocho meses después ganó el gran premio del Festival Independiente de Videojuegos (IGF) por su calidad gráfica y su innovación en el género de los puzzles físicos. Simulando una hoja de papel y un crayón, el usuario debía dibujar cualquier forma o línea que le ayudase a guiar una pelota roja hasta una estrella depositada en algún lugar del escenario. Lo maravilloso del título fue la complejidad de su simulación física que incluía nociones de gravedad, masa, energía cinética y hasta transferencia de impulso entre los distintos elementos que podía dibujar el jugador. De acuerdo al trazo, se podía crear una estructura rígida, una rueda, una soga o un eje que pudiese interactuar con la bola. Sin dudas, un juego con tanta calidad y que nos obligaba a encontrar soluciones creativas a lo largo de 70 niveles merecía un lugar en esta lista.

6) Braid (Johnathan Blow – 2008): Metáforas del tiempo. Braid fue un videojuego independiente que voló la mente de sus fanáticos por mezclar el género plataforma (pudiendo saltar, correr y trepar) con la posibilidad de manipular el tiempo. El título contaba la historia de Tim, un simple hombre que debía rescatar a una princesa de las garras de un monstruo. ¿Pero acaso era eso lo que nos quería relatar su historia? La profunda carga metafórica de su narración generó las más variadas hipótesis que incluyeron la reflexión acerca de relaciones conflictivas hasta críticas al desarrollo de bombas nucleares. Una preliminar versión del título ganó el premio por la innovación en su diseño en el Festival Independiente de Videojuegos (IGF) del año 2006. “Tiempo y Perdón”, “Tiempo y Misterio”, “Tiempo y Lugar”, “Tiempo y Decisión”, “Vacilación”, y un escenario final llamado simplemente “Mundo 1” eran los niveles que incorporaban distintos elementos que servían de ventaja u obstáculo a la hora de resolver los distintos puzzles que aparecían a lo largo de la aventura. Rebobinar, jamás morir, perseguir sombras y remendar errores del pasado parecían ser las claves de Braid (o los deseos de un hombre melancólico, ¿no?).

5) The Incredible Machine (Dynamix – 1993): Ciencia entretenida. La saga TIM permitió a los usuarios de ordenador explorar un título que, además de divertir, contenía una parte didáctica basada en principios elementales de la física y la química. El objetivo principal del juego era crear un dispositivo de Rube Goldberg o Heath Robinson, que no es otra cosa que una máquina que realiza un acto muy simple a través de una reacción en cadena que pone en funcionamiento la diagramación compleja de los elementos que la componen (algo mucho más simple de lo que suena). En total fueron siete versiones las que, de a poco y con el paso de los años, fueron mejorando la interface para experimentar con electricidad, gravedad y presión de aire, entre otras cosas lindas que tiene la naturaleza. Otra saga como Crazy Machines (Fakt Software – 2005) basada en los mismo principios de TIM intenta, en la actualidad, destronar a este histórico puzzle. Por eso ahora, cada vez que te dignes a realizar el simple acto de prender la luz de tu habitación, trata de no pensar en la cantidad de elementos que podrían estar involucrados. ¡Podrías volverte un científico loco!

4) World of Goo (2D Boy - 2008): Física en cuentagotas. Los puzzles físicos alcanzaron su punto más alto con la aparición de World of Goo, un juego desarrollado por una productora independiente, propiedad de dos ex empleados de Electronics Arts, que debió su popularidad a la gran cantidad de copias ilegítimas descargadas por los usuarios de Internet. Sin embargo, esto le permitió a su creadores obtener el reconocimiento suficiente como para que una gran cantidad de distribuidoras le echen el ojo a su genial producto. Ganador de muchísimos premios, el título se centra en conducir unas gotas viscosas y pegajosas hacia una cañería mediante la creación de estructuras que tienen sus propias cualidades físicas. La atmósfera lograda por la belleza visual de cada uno de sus cinco niveles y su magnífica banda sonora lo transformaron en un juego de culto, con fanáticos alrededor de todo el mundo que, incluso, se encargaron personalmente de sus distintas traducciones. World of Goo es una verdadera metáfora de la superficialidad y el consumismo vacuo de las sociedades posmodernas occidentales. Todo un profundo mensaje contenido, aunque parezca mentira, en un par de simples gotas de mugre…

3) Lemmings (DMA Design, ahora Rockstar North – 1991): Tu ejército fiel. Uno de los videojuegos más populares de los noventa consistía en dirigir un ejército de pequeños fundamentalistas de cabello verde, que se trasladaban a todos lados en grupo, hacia una salida salvadora. Para cumplir con tal fin, el jugador podía ordenar a sus súbditos que desarrollen una de las ocho habilidades especiales (trepar, flotar, excavar, construir, bloquear y hasta suicidarse) para modificar el escenario, alterar el comportamiento del grupo o despejar los obstáculos del camino. El título fue adaptado a muchos ordenadores y consolas que lo mantienen vivo hasta hoy. Por poseer una mecánica simple y adictiva, y por alimentar a otros juegos como Worms o Pingus que bebieron de muchas de sus características principales, los Lemmings ocupan el tercer puesto de este ranking. ¡No se muevan de aquí, pequeños soldados! ¡Es una orden!

2) Portal (Valve Corporation – 2007): El hallazgo. Casi por casualidad, a la gente de Valve se le ocurrió incluir un mod mezcla de Tetris y Half Life en el lanzamiento de “The Orange Box”, un compilado de juegos que incluía Half Life 2: Episode Two y Team Fortress. Jamás se hubiesen imaginado que aquel juego perdido entre esos dos colosos se transformaría en la sensación de los próximos años. El objetivo de Portal es simple: resolver puzzles teletransportando a la bella Chell con su arma creadora de portales (Aperture Science Handheld Portal Device) evitando que la malévola inteligencia artificial GLaDOS (Genetic Lifeform and Disk Operating System) acabe con su vida. Misterio, humor, gráficos impecables, todo un cóctel para volvernos locos por horas y horas de imparable diversión y para dejarnos ansiosos por el lanzamiento de su secuela Portal 2 que verá la luz en febrero del año 2011. La prueba de que una simple idea basta para crear uno de los videojuegos más maravillosos de los últimos años.

1) Tetris (Alexey Pajitnov – 1984): Puzzle de puzzles. Programado por Alexey Pajitnov por primera vez a mediados de los ochenta en la extinta Unión Soviética, mientras trabajaba en el Centro de Computación Dorodnicyn de la Academia de Ciencias de Moscú (¡Guau! ¡Si hasta parece un arma supersecreta de la Guerra Fría!), Tetris fue un clásico de los años 80 que marcó para siempre la historia de los videojuegos. Cuatro cuadros unidos de forma ortogonal componían las siete figuras geométricas (tetriminos) que caían del techo sin detenerse. Mediante la posibilidad de rotar las piezas y direccionar su camino a gusto del jugador, el objetivo de Tetris era lograr líneas horizontales para que nuestra torre descienda posiciones y se aleje del tope superior de la pantalla. ¡Ten cuidado que la velocidad de caída de las piezas se acelera a medida que vas consiguiendo puntos! Si, ya sé. Acabo de describir las características del videojuego que más horas de divertimento le proporcionó al mundo entero. Mejor dediquémonos a disfrutar del mejor invento de los rusos desde las mamushkas y el vodka. ¡Por muchos años más, querido Tetris!

2 comentarios:

Asun dijo...

Sacan un nuevo tetris para DS y Wii, tetris party deluxe http://bit.ly/bxet2t vaya jaleo para jugar con los pies no?

romina dijo...

El tetris es el mejor juego de la historia, pero tenes razon, quien no jugo al buscaminas? pero creo que uno lo jugaba cuando no habia internet. los juegos como columns, etc, siempre seran jugados, pero ahora vienen mas rebuscados, y con efectos de realidad muy impresionantes.