miércoles, 31 de marzo de 2010

Power Balance o el timo de las pulseras del equilibrio


Te imaginas una pulsera capaz de reducir el dolor, el estres, las lesiones deportivas y que encima mejora la resistencia. Seguramente esté pensando que esa joya debe valer miles de euros y que va a revolucionar la medicina… Pues mira por dónde sólo cuesta 35 euros.

Tras esta irónica entrada nos encontramos ante algo mucho más serio. Un timo de grandes dimensiones económicas para sus creadores claro está. Las famosas Power Balance, que así se llaman prometen cuantiosos beneficios. Pero el principal beneficio que describe al Power balance es que brinda al cuerpo un estado de armonía y equilibrio, la mayoría de las personas experimentan diversos grados en el aumento del equilibrio, de la fuerza, flexibilidad, resistencia, enfoque y coordinación o ritmo.

AUMENTA:

• El núcleo de fuerza y energía en el cuerpo
• El equilibrio/ La coordinación
• La resistencia
• Tiempo de recuperación
• La flexibilidad y amplitud de movimiento
• El enfoque y la concentración

REDUCE:

• El dolor
• El estrés
• Las lesiones
• La fatiga
• Enfermedades motrices

Las respuestas ante tal sarta de patrañas no se han hecho esperar. Desde el blog “La ciencia y sus demonios” ponen en duda la siguiente afirmación: “Power Balance es un holograma en el que se han incrustado frecuencias naturales halladas en la naturaleza”

Lo curioso es lo que hemos podido leer en una revista deportivas de las consideradas de prestigio “Sportlife“. Entre otras cosas juegan al despiste. En primer lugar dudan de la efectividad de las mismas pero aseguran que una demostración de Chema Martínez les dejó sorprendidos:

“Su demostración nos dejó sorprendidos: “ponte a pata coja con los brazos en cruz y aguanta el equilibrio mientras te empujo los brazos”. Tuve que apoyar la otra pierna porque me caía. “Ahora ponte la pulsera” y con los mismos empujones… ¡no me desequilibraba!.”




En fin, espero no perder mucho más tiempo con esto. Si has decidido creer en los poderes curativos de esta pulsera a pesar de las advertencias, escucha al menos mi consejo y te ahorrarás el precio de la Power Balance (por cierto, nada baratas, valen 35 Euros).

1 – Consige una vieja tarjeta de crédito VISA que ya no uses.
2 – Pídele a tu hermana una goma para el pelo.
3 – Recorta la paloma holográfica de la VISA y pégala con celo a la goma.
4 – Póntela y “equilíbrate” tu solo con la pulsera DIY.

¡Tachán! Igual de inútil que la de marca pero ahorrándote más de mil durillos (no me des las gracias).